La nueva normativa sobre ciberseguridad, planes de autoprotección, es un herramienta esencial para proteger instituciones empresas y personas.

Aparecen nuevos conceptos como la resiliencia, o el de infraestructura crítica que afectan ya a toda administración o empresa.