Los componentes electrónicos son también objeto de ataques de desaprensivos o daños, robos y su valoración. Lo mismo ocurre con telecomunicaciones, sean aéreas o por fibra óptica. Muchos de los ataques más exitosos se hacen desde o aprovechando agujeros abiertos en impresoras ordenadores o routers.