El perito judicial informático ha devenido necesario para acreditar las comunicaciones entre el ciudadano y las administraciones y entre las administraciones entre ellas. La tecnología empleada tiene todavía grandes lagunas.