Actualmente todo pasa por la nube, nuestros correos, nuestras fotografías, nuestras intenciones e incluso nuestros datos médicos o de religión. No hay procedimiento que actualmente no lleve la referencia a una web o un correo electrónico que puede haber sido manipulado.