El análisis de redes sociales y la prueba basada en las mismas es vital para los procedimientos del siglo XXI. Allí es donde se producen la mayor parte de los delitos en este momento. Pasamos ya más tiempo en las redes sociales que hablando con nuestra propia familia, y valemos lo que somos en las redes sociales.