Mucha prueba se sustancia en juzgados mediante mensajería virtual, WhatsApp, Telegram o Line, mensajes que son aportados a diario y es preciso saber si realmente esa comunicación es cierta. Más allá de las comunicaciones nos encontramos con que los teléfonos son robados, dañados, perdidos, o vaciados de sus datos.