Hemos tenido que crear un equipo y procedimientos específicos para luchar frente las coacciones, insultos y amenazas que reciben las mujeres, muchas de ellas jóvenes e incluso en edad escolar. Muchas veces la detención precoz evita problemas mayores.